jueves, 4 de junio de 2020

GEA: DANZA DE EROS Y TÁNATOS. Video Emilio Gallego.

GEA: me reencuentro con este video sobre procesos, donde se muestran imágenes del contexto en que se produce el trabajo en un proyecto aun inédito.

Investigación videográfica que enfrenta los propios recursos naturales con manipulaciones en el taller, donde el resultado trata de ser una línea de fuga y un interrogante abierto a sugerencias sobre equilibrio, naturaleza, arte, imagen, construcción y deconstrucción en procesos a través de fuego, hielo, agua, tierra, aire....y que huye de afirmaciones y conclusiones cerradas.

Todo ello pertenece a un proyecto mucho más amplio en el que llevo ya unos años trabajando, con una metodología lenta y sin intención de derivar en una "exposición" al uso, mas bien es para mi una aprehensión y aprendizaje, que sin embargo si que espero poder compartir en algún momento, mas allá de los pequeños flashes o fragmentos que he mostrado en algunas ocasiones.



sábado, 30 de mayo de 2020

ENTENDER MI PANTALÓN Y DE PASO EL TIEMPO QUE NOS TOCA VIVIR. EMILIO GALLEGO.

Hot Spot. Mona Hatoum. Foto Emilio Gallego.
ENTENDER MI PANTALÓN Y DE PASO EL TIEMPO QUE NOS TOCA VIVIR

A pesar de estar trabajando en varios frentes desde mi posición de representación de algunos colectivos de artistas, compartiendo trinchera junto a un buen grupo de buenas personas, a las que nos une el interés por el bien común, me gustaría reflexionar en este momento sobre el extraño tiempo que nos está tocando vivir desde la óptica de simple ciudadano. La preeminencia de los intereses y el bienestar de las persona que están demostrando casi todos los gobiernos del mundo, frente a la crisis del COVID-19 y qué pone los estados sociales y los servicios públicos por encima de cualquier consideración, es un hecho histórico que me parece que hay que celebrar y poner en primer plano fijándolo a fuego en nuestra memoria. 

Esta crisis se está resolviendo, por un lado por una puesta a disposición de las personas de toda la potencia del aparato del estado y por otro con un gran despertar de la conciencia ciudadana. Una conciencia solidaria que de repente y después de tanto individualismo, consumismo absurdo y egoísta que nos inundaba hasta hace bien poco, nos ha hecho caer en la cuenta de que la comunidad lo es todo. Desde bien pequeños, explico a mis hijos como todo nuestro bienestar hay que entenderlo y agradecerlo al esfuerzo colectivo, ya no sobre cuestiones tan evidentes como la sanidad o la educación pública. También por poner un ejemplo sencillo, el pantalón que llevo puesto. Este no existiría sin una cadena de solidaridad que empieza por las/os trabajadores que obtienen la materia prima, que lo confeccionan, las/os transportistas que lo llevan a un lugar donde poder adquirirlo, el/la comerciante que lo vende, fabricantes de la lavadora con que lo lavamos y así con todo.

Curiosamente un virus ha puesto en solfa al neoliberalismo capitalista, rompiendo en mil pedazos esa lógica que rezaba que el dinero es lo primero. Ahora cualquiera que use su cerebro para entender el tiempo que estamos viviendo, verá que sin una comunidad consciente y solidaria nos las veríamos muy mal. Nos enfrentaríamos a la enfermedad y la muerte sin ningún posibilidad de sobrevivir. No quiero olvidar que todos los trabajos y trabajadores que nuestra sociedad valora poco o nada, nos han salvado la vida literalmente. Desde los sanitarios, que no son solo los médicos, que gozan de una posición un poco mejor, también las personas que limpian los hospitales, la que conducen las ambulancias, las administrativas, las auxiliares de clínica, la enfermería, etc, han demostrado ser imprescindibles. Ellas si que se están jugado la vida y la verdad, me cuesta pensar que quien eligió o se vio conminado a trabajar en esos puestos en la sanidad pública, pensara que iba a correr semejante riesgo, supongo que nadie pensaría que trabajando en un hospital iba a poner en peligro su vida. Mucha gente estaría conmigo si afirmo qué hoy por hoy, es más necesaria la OMS que la OTAN, una sanidad fuerte y capaz, que el ejercito, sin embargo, el trato no es que sea desigual, es que no puede compararse. Algo que corregir. 

Los ojos de la bestia, pequeña instalación. © Emilio Gallego, 2020.
Como decía, sin agricultoras/es, jornaleras/os, repartidoras/es, cajeras/os, basureras/os, mensajeras/os, transportistas, reponedoras/es de supermercados, trabajadoras/es de la administración que gestionan ERTES o prestaciones de desempleo…y así podríamos seguir enumerando una larga cadena de personas imprescindibles, sin ellas y ellos no podemos pasar y sin embargo, no tienen la consideración social de la que gozan ejecutivos de grandes empresas, bancos, corporaciones u otros. Seguro que algunos no se habían tomado la molestia de pensar en esto, pero el tiempo que estamos viviendo nos lo pone imperiosamente frente a nuestra mirada. Algo que corregir.

Quiero hacer desde lo anterior, una encendida defensa de lo público, estoy convencido de que no podemos dar un paso atrás, nos la jugamos. Recordemos que la sanidad hasta hace poco, era ese objeto de deseo de las corporaciones privadas que la considera un simple nicho de negocio, que en un pasado muy reciente ha contado con la connivencia de algunos gobiernos, que recortando la sanidad pública y deteriorando sus servicios, creaban el caldo de cultivo que necesitaba ese capital privado para medrar. A costa del bien común sin duda como hemos podido comprobar. Algo para corregir.

Hay quien afirma que olvidaremos rápidamente las lecciones que nos ha impuesto esta crisis. No dudo que habrá un sector de la población que lo hará, igual que hay sectores que se dedican a la marrullería política, acusando al gobierno de la pandemia, usando la crisis para escalar en la tenebrosa escalera del poder, en vez de ponerse a trabajar en lo común. Pero no, no creo que en general esto vaya a suceder, no lo vamos a olvidar y creo que hay suficiente inteligencia y compromiso en nuestra sociedad como para forzar a esa imprescindible reflexión que nos hará cambiar de rumbo en tantas cosas. El medio ambiente, el bienestar social, lo público…tantos aspectos que tenemos la absoluta obligación de replantearnos, por qué si no entendemos el tiempo que nos ha tocado vivir  y obramos de cualquier otro modo, se repetirán las crisis. Esa grave inconsciencia nos estaría poniendo en riesgo vital, ya no solo a nosotros mismos, a nuestras hijas e hijos y a generaciones futuras. Absolutamente imperdonable si sucediera. Algo que corregir.


Valla en el acceso al Hospital Comarcal de Requena. Foto Emilio Gallego

logo salvalopúblico
Enlace a la página web de salvalopúiblico
#salvalopúlico #sanitariosnecesarios #COVID-19 #reflexión 


viernes, 8 de mayo de 2020

LOS OJOS DEL MONSTRUO NOS ADVIERTEN DE ALGO. EMILIO GALLEGO.

poema en el hotel
"Los ojos del monstruo" © Emilio Gallego, 2020.


LOS OJOS DEL MONSTRUO NOS ADVIERTEN DE ALGO 

Mientras los ojos del monstruo emergían por doquier,
humanas figuras se recortaban en un destello luminoso,
que el ocaso hacía parecer de oro: ¡pero no!

El monstruo advertía que la especie estaba en peligro,
algo que a ésta no le había importado en el pasado,
cuando provocaba la extinción de muchas otras especies sin parpadear: ¡ahora un destino cruel enfrentaba a la humanidad al abismo de la suya propia!

Monstruos qué eran muchos y en realidad uno solo.
Con un movimiento sinuoso, reptiliano, se iba conformando a si mismo, en algunos casos con forma humana, solidificando en su estructura el magmático líquido: agua, barro, minerales comunes: ¡tan siquiera tenía intención de infundir temor!

Formas orgánicas torturadas, en apariencia inertes, 
que para el ojo avizor advertían algo en su enigmático silencio: ¡era el grito de las piedras!

…una Era de graves decisiones había comenzado con una muestra de terror, los infinitos ojos del monstruo nos ignoraban. ¿Cuántas veces se llenarán nuestras bocas con el polvo de la caída antes de fundirnos con él?

8 de mayo de 2020.

noticias de emilio gallego
"Los ojos del monstruo" © Emilio Gallego, 2020.




jueves, 30 de abril de 2020

Escultura "Corona" y artículo de opinión. Arte para combatir la pandemia. Emilio Gallego.

Escultura/instalación realizada sobre la situación actual de pandemia. Título: "Corona". Materiales diversos del entorno natural (sarmientos de vid y hueso) y poliuretano, 2020.

Escultura Corona. Emilio Gallego. Salvalopúblico
"Corona". Escultura sobre el COVID-19.
© Emilio Gallego, 2020.

Esta pieza, creada en su mayor parte a partir de materiales de la propia naturaleza, facilita una presencia física, desde un punto de vista plástico, del virus del COVID-19, que está causando una situación terrorífica. De ese modo quiere hacer posible tomar una cierta distancia sobre el sujeto de la cuestión, acercándonos a una observación menos dramática, con la intención de poder plantear varias cuestiones susceptibles de importantes reflexiones en el contexto actual. 

En primer lugar, nos interroga sobre lo que puede surgir en el seno de la propia naturaleza, ironizando sobre un cierto punto de vista "beatífico" sobre la misma, colaborando en poner de manifiesto que los procesos que tienen lugar en el medio natural, obedecen a su propia lógica interna, con un desarrollo independiente de lo que pueda resultar beneficioso para los seres humanos. Una cuestión que se agrava con una interacción social agresiva y poco respetuosa con el equilibrio del ecosistema, que sin duda aumenta el riesgo de que se puedan desencadenar desastres y catástrofes humanitarias, ya de por si latentes en el propio medio. 

El equilibrio natural resulta mucho más frágil, con respecto a la supervivencia de la especie, de lo que las sociedades actuales tienen en consideración en nuestras prácticas cotidianas. De ese modo, se plantea una necesidad urgente de aumentar nuestra conciencia y respeto por preservar el medio ambiente. Es aquí donde el arte contemporáneo, desde su propio ámbito, puede favorecer la sensibilización y reflexión hacia el desarrollo de una conciencia conservacionista más consecuente y profunda y por tanto, que colabore a un cambio en los hábitos y en nuestra relación con el planeta. "Corona" es mi pequeña aportación en el momento actual en ese sentido.


Emilio Gallego artista visual
Dibujo perteneciente al "Diario automático de la pandemia"
para #salvalopúblico. Tinta china sobre papel © Emilio Gallego, 2020

#salvalopúblico
Un honor y un placer participar con esta obra "Corona", además de con varios dibujos de mi Diario Automático, a la iniciativa #salvalopúblico, que comparto cien por cien. Mas abajo comparto el escrito que hice a petición de mis amigos de la revista MAKMA, donde explico como veo yo esta iniciativa y por qué estoy en ella.

Requena, 24 de abril de 2020.

Considero que si algo está demostrando la pandemia que padecemos en estos momentos, es la necesidad de un cambio de paradigma social, donde pasa a ser primordial el bienestar de las personas. Creo qué, al menos a nivel teórico, el sistema capitalista está siendo cuestionado con rotundidad y sus valores, el neoliberalismo, no sirven para dar respuesta efectiva a la situación actual. Resulta sintomático ver cómo los defensores del mercado, que lo han valorado siempre por encima del papel del estado, ahora claman por la intervención pública. No hay mejor prueba de que ese planteamiento ya no sirve. Igual se pone en evidencia que las fronteras y lo territorial, se basan en una estructura débil y artificial, a la hora de la verdad, todos estamos en la misma “hoya” y el “fuego” de la crisis nos consume por igual, con el agravante de que los países con poca o nula capacidad de atención sanitaria, ademas de sufrir una catástrofe humanitaria, pueden producir el temido rebrote. Esto último, las fronteras, es otro tema pero para mi, igual de importante y creo que es necesario ponerlo de relieve.

Mi postura de defensa de lo público viene de muy lejos, desde siempre he pensado que el estado debe ser el garante del bienestar de las personas y que eso debe estar por encima de cualquier consideración. Aquello de que hay que apoyar a las empresas para que de rebote, gracias al trabajo y la riqueza que generan, podamos progresar, siempre me ha parecido una verdad a medias. Con esto no digo que no haya que apoyarlas, pero siempre con el objetivo del bienestar común como prioridad, me planteo cosas como, ¿es lícito que haya gente, personas concretas, que tengan mas patrimonio y dinero que estados enteros?, ¿no es su riqueza producto de un sistema donde los muchos posibilitan ese enriquecimiento?. A veces hay que ir a las cuestiones sencillas para entender las complejas y no dejarse engañar por la palabrería y los planteamientos complicados, que no hacen otra cosa que justificar lo injustificable y crear una pantalla pseudointelectual que confunde y oculta lo esencial.

Otra cuestión que me parece importante, centrándonos en España, es cómo de repente, con todas las carencias que se quiera, nuestra Constitución en su articulado más social, refleja el derecho a la vivienda o a una vida digna. En estas circunstancias va a resultar un instrumento muy efectivo. Nadie puede negar las medidas que se están tomando, si luego se declara con tanta pomposidad “constitucionalistas”. Un ejemplo lo tenemos en el Título VII. Artículo 128, que dice así: 
  1. Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.
  2. Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general.

En cuanto a cómo me llega la iniciativa de #salvalopúblico, ha sido a través de mi buen amigo y promotor de la misma, el pintor Carlos García-Alix, que me la hace llegar en un primer momento. Carlos y yo nos conocemos desde los 15 años y hemos compartido mil batallas parecidas, después de 45 años ahí seguimos y lo que nos queda…aprovecho para felicitarle, ademas de artistas e incluso antes, si esto se pudiera delimitar, somos activistas o “artivistas” por usar un término actual. Esta es una iniciativa que según me ha comentado, está siendo muy bien recibida por los artistas, que por esta vez estamos peleando más por lo común que por lo gremial, sin despreciar esto último que también anda necesitado de dar la batalla, teniendo en cuenta que los artistas somos curiosamente, el sector mas precarizado del sector del arte y también uno de los que más en la sociedad en general.

En conclusión, apoyo con todas mis fuerzas lo público, como resorte imprescindible para el bienestar de las personas y por supuesto la iniciativa de #salvalopúblico. Es necesario que el estado fortalezca los servicios a la ciudadanía, como la sanidad, educación, atención a la tercera edad o también la cultura, que son estratégicos y fundamentales para gozar de una sociedad democrática y justa, donde, como tanto se repite actualmente, “nadie quede atrás”.

Emilio Gallego.
Artista Visual Multidisciplinar
Coordinador y comisario de M’ZORA CARAVANE
Coordinador del Colectivo LA ESPIRAL, ACC.
Coordinador Adjunto de Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC)
Representante por AVVAC en la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC)



Salvar lo Público es un compromiso necesario, apoyo a la iniciativa. Emilio Gallego.

Participo y comparto aquí el manifiesto y el video de Salva lo Público, os invito a conocer y apoyar la iniciativa. Más abajo encontraréis el enlace a la página.

Salvar lo Público, lo que es de todos y para todos.

Si existe una lección primordial de esta peste que estamos padeciendo y que tanto nos daña hoy y nos dañará en el futuro inmediato, es que salvar lo Público, lo que es de todos y para todos, como la sanidad o la educación, es una empresa en la que nadie con un mínimo de conciencia social y humana puede regatear su esfuerzo. Y más cuando las políticas dominantes, en casi todo el planeta, están orientadas a debilitarlo, destruirlo y sobre sus ruinas hacer negocio y engrosar sus beneficios.
Nosotros, artistas plásticos y visuales de todo pelaje y condición: dibujantes, pintores, fotógrafos, diseñadores, escultores, grabadores, creadores audiovisuales… tenemos que arrimar el hombro en esta lucha por salvar lo público con nuestros mejores recursos: nuestro talento y nuestro trabajo.
Este espacio, libre y abierto para todos, quiere ser una pequeña barricada en esta lucha y quiere ser también un espacio de solidaridad con todos aquellos que hoy forman en la primera línea de la defensa de lo Público. Lo haremos con nuestras humildes armas, lápices, pinceles, colores, tintas, buriles, cámaras… y estamos seguros de que ganaremos la batalla.


DIARIO AUTOMÁTICO DE LA PANDEMIA. EMILIO GALLEGO.


 Durante la crisis sanitaria, el Diario automático se transforma y pasa a ser:

DIARIO AUTOMÁTICO DE LA PANDEMIA

#diarioautomático. Emilio Gallego.
#diarioautomático. Emilio Gallego.

#diarioautomático. Emilio Gallego.
#diarioautomático. Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.
#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.


#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.


#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.

#diarioautomático. Dibujo de Emilio Gallego.



#yomequedoencasa #salvalopúblico #diarioautomático #emiliogallego