lunes, 27 de septiembre de 2010

Nueva instalación y performance en homenaje a Miguel Hernández



Papeles para Miguel. Escríbeme a la tierra.



Instalación y performance en la noche en blanco de Requena con la colaboración de Sinconsenso Teatro, CAT-Arrabal Teatro, Club de los Poetas Vivos, Músicos de la Big Band y participación de ciudadanos de Requena


 Momentos de la procesión poética por el casco histórico de Requena

Inicio de la instalación con participación ciudadana.


 Músicos, asistentes y participantes en la performance

 Resultado de la performance en homenaje a Miguel Hernández en la Morera de Papel situada en el barrio de la Villa de Requena


   

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme a la tierra,
que yo te escribiré

MIGUEL HERNÁNDEZ




Con mi agradecimiento a los miembros del grupo teatral "Sinconsenso Teatro", a los de CAT-Arrabal Teatro, al Club de los Poetas Vivos, a los músicos participantes (Pablo, Jorge, Chameta,...), a Guillermo Gallego que hizo las fotos, a Celia, a la Biblioteca Municipal-Isabel Sanchís, al Archivo Municipal-Nacho Latorre, a Santi Salinas, a todos los ciudadanos que escribieron y colgaron sus pensamientos poéticos en el fantástico árbol de la Villa, a la Concejalía de Cultura, así como a todos los que nos acompañaron y dieron su calor sin los que no habríamos podido realizar esta bella instalación:




sábado, 11 de septiembre de 2010

jueves, 2 de septiembre de 2010

SOS LIXUS

Articulo del periódico “AL MOUNAATAF” (EL DESVIO): 


El asentamiento arqueológico de Lixus esta amenazado por la transformación.

Fátima Zahra Jabbour.
...
Bajo el lema “No toques a Lixus”, un grupo de actores sociales e historiadores emprendieron una campaña para salvar al asentamiento arqueológico de Lixus en Larache.

La campaña se inició según un comunicado que recibió el periódico después del lanzamiento por parte del Ministerio de Cultura a través de su delegación de la región de Tánger, Tetuán de unas obras dentro del asentamiento para la construcción de una vivienda, una administración y un museo. Los dirigentes de esta campaña opinan que esta obra, dañará al lugar y a sus restos arqueológicos porque no está adaptada a su entorno histórico, a su ecosistema, ni a su entorno natural, que estará dañado como consecuencia de esta expansión urbanística. En lo que concierne el aspecto técnico, el comunicado considera que los trabajos de remodelación no han respetado los tratados internacionales que prohíben la construcción en lugares considerados patrimonio de la humanidad. Además ésta construcción se está llevando a cabo en la cuenca del Río Lukus considerada como una zona húmeda y un espacio natural que protege al ecosistema. Por esta razón, existe el temor de que esta construcción acabe con las especies protegidas y con el patrimonio natural, a causa de este boum urbanístico y de la especulación de los constructores inmobiliarios. 

El grupo reivindicó “Salvar lo que queda del patrimonio arquitectónico y ecológico de la ciudad de Larache y la búsqueda de unas fórmulas efectivas y responsables para plantear soluciones y propuestas alternativas, llamando la atención sobre el peligro de la transformación de los asentamientos arqueológicos, mandando escritos a las sedes de La UNESCO en España y Marruecos, enviando comunicados de prensa a los medios locales, nacionales y extranjeros. Asimismo que la realización de videos y la celebración de eventos para dar a conocer el lugar y alertar sobre lo que está padeciendo como transformación”

El profesor ABOU AL KASEM CHEBRI, investigador en historia y arqueología, considera que el ministerio de cultura se retrasó en ejecutar la remodelación del asentamiento para construir un museo. Sin embargo, añadió que el ministerio debe respetar las condiciones legales en la realización de este proyecto y no dañar los restos ecológicos del asentamiento y repetir la experiencia de Volúbilis. Chebri recalcó que las excavaciones no organizadas están expuestas al expolio y a la desaparición. Añadió en su declaración que para conservar estos restos arqueológicos, es necesario construir estas administraciones, un museo, una biblioteca y una sala de exposiciones. Asimismo, una vivienda para el conservador. De su parte, ABDELKADER SBITI, profesor e investigador, miembro del grupo, dijo en una declaración al periódico “Al mounataf” (el desvío) que el grupo quiere obtener los detalles de este proyecto cuyo responsable es el Ministerio de Cultura, porque se contradice con los convenios de la UNESCO que protegen a los asentamientos históricos considerados patrimonio de la humanidad y añadió que este proyecto tendrá un efecto nocivo sobre el ecosistema del lugar. 

El grupo “No toques a Lixus” esta preparando una mesa redonda, programada para el mes de septiembre para debatir propuestas y añadir mas puntos al programa de acción propuesto. Asimismo, para la sensibilización sobre la importancia histórica y ecológica del Lixus y la información sobre el proyecto del Ministerio de cultura referente a la remodelación del asentamiento. 

Traducción:
Zohra El Guennouni Al Yaakoubi

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Yacimiento arqueológico de Lixus (Larache-Marruecos)


Mascara Océanus (bronce). Lixus. Mº Arqueológico de Rabat



A 4 km. al noreste de la ciudad de Larache, sobre la orilla derecha del río Loukkos, junto a las antiguas salinas, se ubican los restos arqueológicos de la ciudad de "Lixus", sobre una colina bautizada por los habitantes de la región con el topónimo de Tchemmis.



Aunque la tradición literaria sitúa su fundación en el siglo XII a.C., las investigaciones no permiten, hasta ahora, remontar su creación más allá del primer tercio del siglo VIII a.C. La primitiva ciudad fenicia ocupaba una gran parte de la acrópolis y de sus vertientes orientales.

Ciertos textos antiguos con información más precisa, obra de Plinio el Viejo (fallecido en el 79 d.C.), presentan a Lixus como la colonia fenicia más antigua del Mediterráneo occidental (siglo XII a.C.). En ellos, se recoge que el templo de Lixus era más antiguo que el de Gades y que en él tuvo lugar una de las hazañas de Hércules (la recolección de manzanas de oro del jardín de las Hespérides). Asimismo, estos escritos sitúan en Lixus el Palacio de Anteo y el combate que éste mantuvo con Hércules, así como los jardines de las Hespérides cuya entrada estaba vigilada por un terrible dragón.

Esta ciudad desempeñaba el papel de puerto, abierto a las rutas comerciales del Mediterráneo. Durante la época púnica llegaban de Grecia bellos jarrones de decoración figurada y objetos de bronce (vasijas chipriotas y pies de mesa). Por su parte, desde Lixus se exportaban cerámicas y ánforas elaboradas en los talleres locales, concretamente en Kouass.


A partir del siglo III a.C. la ciudad de Lixus experimentó un importante desarrollo urbanístico, de lo cual da testimonio el barrio de viviendas rectangulares. En el centro, fue erigido un barrio delimitado por una muralla gigantesca «helenística».

Hacia finales del siglo I a.C., la ciudad fue próspera desde el punto de vista urbanístico como queda constatado en la rica decoración de sus casas. Bajo el reinado de Juba II y de su hijo Ptolomeo, Lixus experimentó un mayor desarrollo con la construcción de un complejo barrio de templos.

Juba II, busto en bronce. Mº Arqueológico de Rabat

A partir del año 42 d.C., bajo el reinado del Emperador Claudio, Lixus fue promocionada al rango de colonia romana. Comenzó entonces una nueva era para la ciudad. De hecho, su vasto complejo industrial que fabricaba salazones y garum se convirtió en el más importante de todo el Mediterráneo. Asimismo, la riqueza de la zona interior favoreció el desarrollo de la agricultura.

Esta expansión económica permitió a la ciudad la realización de considerables obras urbanísticas y arquitectónicas: el teatro-anfiteatro, único por aquel entonces en África del norte, una basílica judicial, unas termas, varios templos y viviendas particulares ricamente decoradas con frescos y mosaicos (mosaico de Mate y Rhea, de Las Tres Gracias, de Helios y del Cortejo de Baco), expuestos actualmente en el Museo Arqueológico de Tetuán.

A finales del siglo III y comienzos del siglo IV, la ciudad se replegó con la construcción de una muralla que redujo a la mitad la superficie inicialmente habitada, que hasta entonces había ocupado unas 60 hectáreas.

En época medieval se estableció la ciudad islámica de Tchemmis de lo que da testimonio la suntuosa producción cerámica esgrafiada. Ésta, estaba dotada de una muralla, de barrios habitados y de una mezquita. En el siglo XIII, la ocupación se trasladó al actual emplazamiento de Larache, el Larax y el Laraxi contenido en los portulanos europeos del siglo XIV.




Mas información sobre Lixus: